Vie. Feb 3rd, 2023

Es preciso saber y entender conceptos financieros como lo es el interés compuesto para realizar un mejor uso del dinero. Al realizar una inversión, el interés compuesto comprende al monto de dinero original y a los intereses que se obtuvieron acumulados en lapsos de tiempos anteriores.

Para decirlo de otra manera, consiste en el interés que se obtiene sobre el capital y el interés que ha producido. Esto produce el crecimiento a una gran velocidad de la inversión.

El interés compuesto es un concepto que tendría que convencer a cualquiera a invertir lo más rápido posible. Cuanto más pronto comience, más capital se ganara con el transcurso del tiempo, puesto que este crece de manera exponencial.

Debido a que los intereses se hacen capital en el interés compuesto, el beneficio es cada vez más interesante en comparación con el capital invertido en el inicio. Gracias a que se consigue un de efecto de bola de nieve que genera que cada vez los beneficios sean más grandes, como consecuencia del aumento del capital.

Además, el prestigioso científico Albert Einstein llegó a aseverar que el interés compuesto es la fuerza con más poder de la galaxia. El mayor beneficio del interés compuesto es que produce resultados admirables en lapsos de tiempo extensos.

El interés compuesto y sus características: Los componentes que caracterizan al interés compuestos son:

. Con el cierre de cada periodo, el dinero se modifica ya que los intereses se agregan a él, convirtiéndose en capital.

. El interés que se aplique afectará siempre a un capital diferente siempre.

. Los intereses periódicos son más grandes.

. Los intereses son cifras de cálculo para intereses nuevos.

. Se puede aplicar a cualquier tipo de operación, ahora sea de corto o de largo término. También, si es una cuenta de deuda o de inversión.

Diferencia con del interés simple.

La diferencia entre el interés simple e interés compuesto es bastante fácil. En el primero, los intereses devengados no se agregan al monto inicial. En el segundo, los intereses obtenidos al término del periodo se suman al monto inicial para formar un nuevo monto de cálculo de interés.

Dicho de otra forma, el interés simple se calculará siempre tomando como monto de partida a el capital del principio, el cual jamás cambiara. De este modo, los intereses devengados no pasan a conformar la inversión para el próximo período y el interés obtenido siempre será el mismo monto.

Por otro lado, el interés compuesto va agregando al monto inicial los intereses devengados en cada lapso de tiempo. Como resultado, se crea un nuevo monto que produce un nuevo interés, por lo cual esta cantidad será distinta para cada periodo de tiempo. Por tal motivo, crecen, al mismo momento, el capital y el interés que este genera.

Las inversiones que tienen interés compuesto son bastante más rentables que las que tienen interés simple. Este último es más beneficioso en el hecho de sacar un crédito. De lo contrario, con el transcurso del tiempo, la deuda se convertiría en una suma que perjudique tu seguridad financiera.

¿Cómo calcular el interés compuesto? Es precisado remarcar que la fórmula del interés compuesto tiene como motivo fundamental el tiempo y la acumulación de las ganancias. La receta para esta clase de interés, en términos de matemática, se expresa de esta manera:

Cf = Ci x (1+i)^n

Donde: Cf = Capital final Ci = Capital inicial i = tarifa de interés n = tiempo

Al contrario con el interés simple, el interés compuesto posee como base imprescindible el tiempo. Este influye significativamente el total arrojado al realizar la ecuación, puesto que modifica de manera exponencial al interés.

En el instante de ejecutar tus inversiones, uno de los aspectos que más tienes que calcular es la tasa de interés. Para que esta sea en verdad favorable tiene que ser consistente a través del tiempo para que sea factible que el capital aumente por causa del interés compuesto.

La popular “magia del interés compuesto” es posible al capitalizarse los intereses, que hacen que aumente el capital al mismo momento que lo hacen los intereses del próximo período. De esta manera, tu capital crece sin esfuerzo. Esto te ayuda a conseguir un capital cada vez más grande, el cual puede cuidarte ante posibles bajas del mercado.

La mejor manera de explotar todo el potencial del interés compuesto es que inviertas a largo tiempo. Al mismo momento, debes enfócate por acortar al mínimo los gastos. Es decir, no caer en la seducción de invertir en productos financieros que brinden una rentabilidad más elevada, que a su vez implican mayor duda o riesgo.

Por Overflod

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *