Vie. Feb 3rd, 2023

El mejor escenario del corporate venture capital es ahora, considerando su premisa esencial: táctica para originalidad y desarrollo originado desde afuera. Tan es asi que las grandes compañías de tecnología agrandaron sus inversiones en startups de $7.6 mil millones en 2019 a $16.7 mil millones en los primeros ocho meses de 2020, según con los reportes de Cb Insights.

A las Corporaciones les gusta la premisa de ser innovadores y disruptivas en los mercados que controlan y una de las tácticas que les ha resultado para crear novedosas ideas es ésta. Los objetivos tácticos consisten en entrar a nuevas tecnologías para precipitar inteligencias, descubrir los movimientos del mercado y crear nuevas asociaciones u obtenciones.

La originalidad es un imperativo de las empresas, así que el Corporate Venture Capital se presenta como una excelente forma de minimizar sus inconvenientes. Una empresa de esta clase podría invertir en múltiples startups, cada una de estas con una idea prometedora que al darles un envión financiero las haría resaltar en el mercado, haciendo que la corporación se duplique constantemente en el mercado frente a sus principales rivales y edificar una ventaja competitiva a un pequeño costo y lapso que si la innovación proviniera de lo más profundo del interior de la compañía.

La pandemia se presentó como un gran escenario de desafíos para que los Cvc reorienten sus tácticas para mantenerse agregando prestigio a la corporación y al ecosistema de startups. Por lo que los Cvc deberían encaminar sus tácticas para dar continuidad a la creación de valor:

1. Revisando todos los asuntos de inversión de venture capital y traspasar su encuadre inclusive este nuevo escenario, brindando alternativas ante las exigencias de ahora en día en esta nueva normalidad. Las startups han estado atentas no solo a la celeridad de la digitalización, sino además a lo que se necesita dado el contexto de crisis que hemos vivimos, lo que ha incitado la creación de nuevas alternativas, posibilidades de inversión que deberían estar observando cuidadosamente las compañías.

2. En este nuevo escenario se deben de determinar resultados decisivos, específicos y rastreable a corto y mediano término para entender el efecto de sus inversiones y alinearlos a los objetivos de la compañía.

3.Si las corporaciones no han considerado en alguna táctica de esta clase, es ahora el instante: en vez de subcontratar la tecnología o perseguir la forma de innovar de forma interna, deberían de inventar tácticas de Cvc como una forma de explorar alternativas tecnológicas y de innovación. En otro contexto las corporaciones luchan constantemente por la implementación de tecnología y originalidad o las dos.

El concepto Cvc no es nuevo. De hecho, ha aparecido hace varias décadas, durante las cuales ha recorrido por una lista de éxitos y fracasos, y los fracasos a menudo provocados por crisis. Pero la respuesta a la pandemia de Covid-19 ha sido singular. El escenario está planteado para que Cvc entre en su era más exitosa hasta la actualidad.

Por Overflod

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *