Vie. Dic 2nd, 2022

Ya quedan dos meses para terminar el año y, o cambia considerablemente la escena actual, o perfectamente este año cerrará como uno de los más complicados para las grandes compañías tecnológicas. Compañías como Microsoft, Amazon y Alphabet están viendo bajar sus acciones más del 30% este año, en representación con una depresión de alrededor el 18% del S&p 500. Por su parte Apple, es la única empresas de las grandes tecnológicas que aguantan con una baja del 14,50%.

Pero hay otras empresas que no están corriendo con la misma fortuna. Los titulares son intranquilizantes para otras gigantes del mercado tecnológico: Meta acaba de tener su peor semana en bolsa desde que cotizo en 2012 con una baja del 24% y ahora acumula un 70% en el transcurso del año, ocupando la anteúltima posición del S&p 500 por ubicación de rentabilidad. Por su parte Netflix, llegó a encontrarse en la peor ubicación de rentabilidad negativa del índice, no obstante ha conseguido remontar hasta la ubicación480 con una caída del 51%.

Si lo estudiamos desde el enfoque de la capitalización pérdida, los números pueden sonar más preocupantes. La empresa que más ha esfumado capitalización bursátil es por hoy Microsoft, con casi 800.000 millones de dólares evaporados, y una baja del 32%. De forma parecida, Amazon está dejando un 40% y una capitalización evaporada de 720.000 millones.

Los inconvenientes a los que se enfrentan las gigantes tecnológicas.

Todo el sector se encuentra en una desaceleración del aumento de ingresos y la batalla por reducir los gastos que está tocando sus ingresos. Las gigantes tecnológicas se encuentran en una situación desconocida luego de más de diez años de desarrollo descontrolado.

Para ser más específicos, en esta etapa que se están viendo los resultados financieros del último trimestre del año fiscal 2022. Los resultados de las cinco gigantes tecnológicas nos muestran en este trimestre unas ganancias de 59.500 millones de dólares, un 17,8% inferior a los 72.300 millones conocidos en igual trimestre del año anterior. Este suceso contrasta con el aumento en los ingresos del 9,1% para conseguir los 364.100 millones de dólares. Por esto, se pone en evidencia una dificultad de costos.

Hay de todas la matices. Por ejemplo, Alphabet tuvo un crecimiento de sus ingresos en el tercer trimestre del 6%, sin embargo sus márgenes han bajado un 26,5% frente a igual trimestre del año anterior. Meta tiene una caída de sus ingresos del 6% y sus beneficios se desploman un 49%. Apple, que se ha contemplado como la gran tecnológica más fuerte, sus ingresos en lo que va del año fueron un 8% más que el año anterior, y los márgenes anuales subieron un 9% en esta etapa, es la única que consigue crecimiento en sus rendimientos.

Los resultados del anteúltimo trimestre del año se producen en un panorama de inflación acelerada, tipos de interés en subida que hacen un financiación más cara, un dólar estadounidense que se fortalece y esto hace que las importaciones en divisa extranjera sean más caras y una inminente recesión.

En ese lugar, las gigantes tecnológicas que son de cotizar a altos múltiplos por las expectativas que generan por su transformación contemplan como el crecimiento de la gran parte de sus flujos de dinero puede costar mucho menos en dinero actual debido al aumento de la inflación.

Entre tanta duda, parece que se han extinguido esos impulsos de dos cifras en su crecimientos que tendíamos a observar en estas empresas, lo que esperan los inversores de estas compañías hoy día ha cambiado y valoran estas compañías por su capacidad de resiliencia, poniendo límites a sus gastos y conseguir mejorar su desarrollo para conseguir un flujo de caja libre.

Por Overflod

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *